Descubrí el Montevideo Gastronómico

Descubrir Montevideo desde sus sabores es una invitación a conocer la carta gastronómica como una ventana abierta con los valores de nuestra comunidad. 

Una carta gastronómica es identidad y un signo de pertenencia social, porque los sistemas alimentarios son tan diversos como las comunidades donde se inscriben. Cuando el comensal ejerce el sentido del gusto con los alimentos, se transporta a un universo de ingredientes, sensaciones, texturas, temperaturas, recuerdos, colores y aromas, lo que se define también como una experiencia estética.

La cocina uruguaya, como todas las cocinas regionales, es una manifestación de cultura de sus habitantes. Es el resultado de sus orígenes étnicos, de la geografía y el clima de la región, así como también de la constante innovación que la globalización viene aportando en los últimos años.El país es dueño de una pradera excepcional y de un ganado de calidad que se refleja en la abundancia de las parrillas donde reinan las carnes y achuras asadas con leña. El criollo fue ante todo criador de ganado y comedor de carne, por eso es tradicional encontrar cerdo o lechón, herencia del hispano.

También el cordero es un producto de alta calidad y versátil, fácil de encontrar en parrillas y restaurantes elegantes, es el resultado de un país productor de lanas que se exportan al mundo. Otro dato diferenciador proviene de la influencia canaria, por lo que abundan las morcillas dulces con rellenos que incluyen pasas de uva, naranja y chocolate. Preparaciones más recientes son las pamplonas, de cerdo o pollo, rellenas de queso, morrón y aceitunas que enriquecen la variedad de las parrillas por lo que la oferta no es solamente de asado, vacío, entrañas y achuras.

Otro capítulo importante es la cocina de olla, herencia hispánica e italiana, así que también es posible disfrutar de cazuelas de lentejas, matambre a la leche, lengua avinagreta, porotos, mondongo (callos) y pucheros (cocidos) que incorporan el maíz, el zapallo y la batata, productos ausentes en la cocina peninsular. El aporte italiano se refleja en la pascualina, las milanesas, las pizzas, las pastas secas y frescas que aparecen en variedades y cantidades sorprendentes, junto a las salsas tradicionales italianas como la boloñesa, el pesto, la pomarola o champiñones, aparecen preparaciones autóctonas como la salsa carusso que suele acompañar los capelettis, y la costumbre de comer ñoquis los días 29 de cada mes.

Además de estos aportes latinos, la gastronomía uruguaya tiene aportes de otras culturas. El acento británico aparece en los sándwiches elaborados con pan de miga fresca y tierna, donde el sándwich olímpico se destaca por su frescura y el chivito, que teniendo la carne a la plancha como elemento principal, es el favorito del fast food.

Los alemanes incorporaron embutidos, especialmente los panchos (frankfurter), y el gusto por las mostazas. Lo francés impulsa otros sectores, desde los más jóvenes que utilizan la mayonesa como aderezo principal pero también da origen a la salsa tártara y golf. Para sectores más gourmet aparecen bajo la batuta francesa recetas de pato, conejo y otras preparaciones no tan populares pero igualmente presentes, especialmente los crepes, tanto para lasañas, canelones y postres donde brilla el crepe de manzana y los panqueques de dulce de leche. Este último, producto originario del Río de la Plata, es el favorito de la población a la hora de las preparaciones dulces. Es común encontrarlo en helados, crepes, alfajores, tortas, postres autóctonos (chajá) y donde sólo la imaginación pone límites.

Una mención aparte merecen los vinos, donde la reconversión que ha ocurrido hace unos 20 años en la industria vitivinícola, ha logrado que Uruguay se destaque a nivel mundial, especialmente con su cepa distintiva pero no exclusiva: el Tannat.

Las influencias autóctonas hicieron que el mate, consumido en campaña por charrúas, guaraníes y criollos antes del nacimiento de nuestra Nación, con el tiempo fueran abrazados cada vez con más fuerza en la capital, independientemente de los estratos sociales, convirtiéndose en la infusión y bebida nacional.

Montevideo tiene variadas ofertas gastronómicas que dan cuenta de la diversidad de su población y sus historias, conocerlas y disfrutarlas es una forma de conocer las formas de vida de sus habitantes y el valor de sus ingredientes. La ciudad presenta una enorme cantidad de opciones; platos elaborados por prestigiosos chefs, viejas casonas recicladas, bares y cafés con historia, una combinación perfecta entre el arte, la música y la gastronomía.

Conozca Montevideo a través de los sentidos, con los sabores que nos identifican, recorriendo diferentes rincones de nuestra ciudad para descubrir lo mejor de nuestra gastronomía.

Le dejamos una invitación abierta a descubrir la gastronomía montevideana. ¡Buen apetito!
 

Parrilla
Experiencias
Clasificación
Todo público