Montevideo

Montevideo es la Capital de la República Oriental del Uruguay, centro político y económico del país y sede administrativa del MERCOSUR. 

Su proceso fundacional se sitúa entre 1724 y 1730. Fue fundada como una plaza fuerte, junto al puerto sobre el Río de la Plata, en la gran bahía desde donde se puede apreciar el cerro de Montevideo. Durante ese periodo comenzó su etapa de colonización con la llegada de familias españolas desde Buenos Aires y Canarias. Actualmente, Montevideo es un destino de referencia de Latinoamérica. A lo largo del año, la ciudad ofrece al visitante una variada agenda cultural y de recreación, servicios de calidad, paisajes que cautivan junto a valores tan preciados como la seguridad y hospitalidad de su gente. Montevideo es además una reconocida sede para organizar congresos profesionales, empresariales y gubernamentales a nivel internacional.

Descubrí Montevideo, donde se palpitan casi 300 años desde las historias coloniales a la ciudad del siglo XXI. Sus recuerdos, música, aromas, arquitectura, expresiones culturales y tradición cosmopolita se reflejan en un cielo de colores que dialoga con el agua que baña su costa y su bahía. Es una ciudad que se construyó con viajeros y visitantes, por eso late en los montevideanos la alegría de recibir visitas. Montevideo no tiene una estación del año predilecta, se redescubre en cada una: verano, otoño, invierno y primavera.

Montevideo, una ciudad que respira poesía y música, es un gran museo a cielo abierto que se integra con museos que abordan diferentes temáticas. Es una ciudad con espíritu joven, en la que durante todo el año hay estrenos de teatro de calidad, tiene obras del arte escultórico, mural, arquitectónico en las más de mil plazas y plazoletas que hacen del espacio público el lugar privilegiado de intercambio de los montevideanos, de sus diferentes expresiones pero también del vínculo de la ciudad con la naturaleza. Montevideo es una ciudad verde, con un árbol cada tres habitantes. Los 30 kilómetros de costa de Montevideo son una experiencia que no podés dejar de vivir: mirar el horizonte, disfrutando un amanecer o atardecer que quedará grabado en tu retina.

Si te animás a descubrir Montevideo, pronto confirmarás que desafía todos tus sentidos, a través del tango, la murga, el candombe, el buen vino, rutas y rincones gastronómicos que te dejarán el deseo de volver. Montevideo también es campo y tenés que conocerlo. Te invito a embarcarte en esta aventura cargada de historias, tradición de hospitalidad y calidez que hacen que los visitantes siempre quieran volver. Montevideo te invita y te aseguramos que luego de conocerlo, vas a querer a Montevideo.